Consejos de limpieza para la colada y para el medio ambiente.

En principio, las sábanas lavables de fibra se pueden tratar como el resto de la colada.
Para quienes quieran saberlo con total exactitud, aquí tenemos algún que otro consejo que podría ser útil.

Clasificación y tratamiento previo de la colada

Clasificación de la colada


Tipo de tejido: las sábanas lavables de fibra no solo pueden lavarse sin problemas junto con telas más robustas, como toallas, sino que también deben lavarse con ellas. De este modo evitará que se formen nudos en las sábanas.

Temperatura de lavado: puede lavar las sábanas lavables de fibra a hasta 95°C. Para el resto de la colada, lo mejor es que se oriente a través de los símbolos de cuidado que podrá encontrar en las etiquetas de las prendas. En ellas se indica a qué temperatura se pueden lavar los tejidos.

Consejo: cuanto menor sea la temperatura de lavado, menor será el consumo de corriente: ¡no lave a una temperatura excesiva! La ropa que se lava en agua caliente a 95°C queda igual de limpia a 60°C y se ahorra aprox. un 50% de energía.

Grado de suciedad: no lave las prendas ligeramente manchadas junto con tejidos muy manchados.

Intensidad del color (solo para los tejidos de color): trate nuestras sábanas lavables de fibra como la ropa de color, es decir, en la medida de lo posible, lávelas con colores similares. Para el resto de la colada, siga las indicaciones de las etiquetas.

Tratamiento previo de la colada


Para la ropa de color no manchada, ponga el programa de lavado "Ropa de color 40°C" n lugar de "Ropa de color 60°C". Así ahorrará energía.

Los tejidos muy manchados deben lavarse de inmediato. Las manchas frescas pueden eliminarse más fácilmente que las que ya se han secado.

Las manchas se pueden tratar previamente con un quitamanchas convencional o con jabón de bilis. El tratamiento previo de las manchas permite lavar a una temperatura menor.

Cargar la lavadora

Cargando correctamente la lavadora podrá ahorrar costes y energía. Si la lavadora se carga demasiado, la ropa no puede girar correctamente en el tambor y, por tanto, tampoco se limpia bien. Si mete demasiadas pocas cosas en la lavadora, consumirá energía de manera innecesaria.

La "regla de la mano" en los procesos de lavado normales: una mano abierta alzada debe caber siempre en el tambor por encima de la colada.

Tenga en cuenta también las recomendaciones del fabricante de su lavadora para los diferentes programas de lavado.

Dosificación del detergente

Entonces, ¿cuál es la cantidad ideal? Esta depende del grado de suciedad de la colada, de la carga de la lavadora y de la dureza del agua.

Con la cantidad correcta de detergente también se obtiene la limpieza adecuada. Utilizar demasiado detergente no mejora el resultado del lavado y afecta mucho más al medio ambiente. Al mismo tiempo, tampoco se debe utilizar demasiado poco, puesto que de este modo no salen las manchas difíciles. Podrá encontrar las instrucciones exactas para la dosificación en cada paquete de detergente.

La cantidad correcta de detergente depende de la dureza del agua local y del grado de suciedad de la colada, y puede consultarse fácilmente en la tabla de dosificación que aparece en los paquetes de detergente.

  • Podrá consultar la dureza del agua directamente a su empresa encargada del suministro de agua. Encontrará la información de contacto correspondiente en las facturas o en Internet.
  • En caso de que cuente con una lavadora con una capacidad superior a los 5 kg, en los paquetes de detergente encontrará datos especiales para la dosificación adicional en lavadoras grandes.

Selección del programa de lavado

Prelavado: el prelavado solo es necesario para las prendas muy sucias.

Proceso de lavado principal: seleccione el proceso de lavado y la temperatura de lavado dependiendo del tipo de tejido y del grado de suciedad.

Centrifugado: los diferentes programas de lavado controlan el centrifugado automáticamente.

Después de lavar

Una vez finalizado el lavado, saque las prendas de la lavadora lo más rápidamente posible y séquelas. Así se evita el desagradable olor a ropa húmeda que se forma. Además, las sábanas lavables de fibra no se arrugarán innecesariamente.

Secar al aire libre

¡Nuestro consejo! Lo mejor es que tienda las sábanas lavables de fibra inmediatamente después del lavado. Así evitará las manchas de humedad y las arrugas innecesarias. Tender no solo ahorra energía, sino que, también, las sábanas lavables de fibra húmedas se alisan durante el secado.

Secar en la secadora

Las sábanas lavables de fibra son aptas para la secadora. Debido a su calidad, no obstante, estas solo se deben meter brevemente en la secadora fría, con el nivel "cuidado delicado".